¿Quieres saber más sobre la cirugía de feminización facial en Barcelona?

Si estás en proceso de cambio de género y quieres someterte a una cirugía de feminización facial en Barcelona, te aconsejamos que te pongas en las mejores manos. En Clínica Birbe podremos hacer de tu deseo, resultados de ensueño. ¿Por qué? Porque contamos con los mejores especialistas. 

Esta técnica tiene el objetivo de feminizar el rostro de cualquier persona que lo desee. Normalmente, acuden a nuestra clínica las mujeres transgénero que necesitan nuestra ayuda, para poderse sentir más a gusto con su rostro. Y es que muchos rasgos faciales son distintos entre hombres y mujeres. Los labios, la mandíbula o la frente son algunos de los aspectos que reflejan a la perfección estas diferencias. 

Para las transgéneros que cuentan con una identidad que defiere de su sexo asignado al nacer, es imprescindible poder modificar estos rasgos faciles varoniles con los que no se sienten identificadas.  Y, aunque lo importante es lo que uno siente, tener un cuerpo con el que nos sintamos identificadas y cómodas, ¡es también muy valioso!

Es aquí cuando Clínica Birbe entra en escena, poniendo en práctica todos nuestros recursos, herramientas y técnicas, para convertir un cuerpo varonil, en un cuerpo más feminizado. Por ello, es necesario, previamente, que las pacientes acudan a nuestra clínica y se pongan en manos de nuestros cirujanos. Realizamos videollamadas, son muy útiles en según que casos para el primer contacto entre paciente y cirujano.

Tras un primer análisis, nuestros cirujanos podrán recomendarles los tratamientos que crean más adecuados es su caso para obtener los resultados deseados. Aunque, también, se valorará el estado de salud de la paciente, para poder descartar o tratar, previamente, cualquier afección médica que pueda haber. 

¿Qué se llevará a cabo en la cirugía de feminización facial en Barcelona?

Como en cualquier cirugía, cada caso es especial, único y diferente. Por lo que no siempre nos encontramos con rostros que necesitan los mismos tratamientos o cambios. No obstante, las distintas zonas susceptibles, que normalmente son modificadas, en el procedimiento de una FFS son la frente, la nariz, la línea de implantación del pelo, los ojos, los labios, los pómulos, la mandíbula y el mentón y, por último, la nuez del cuello (nuez de Adan). 

Para poder modificar y feminizar estos rasgos faciales es necesario contar con distintos tratamientos:

    • Frontoplastia. Mediante esta técnica, se suavizará el reborde supraorbitario y se disminuirá, en algunos casos, el seno frontal. La mayoría de los hombres cuentan con una cresta ósea que está por encima de las órbitas, y tiende a ser más pronunciada. En el caso de las mujeres, sin embargo, el contorno de la frente suele ser más liso y vertical, sin protuberancia por encima de los ojos. Por lo que, para obtener los resultados esperados, es necesario remodelar parte del hueso frontal. 
  • Implantación de pelo y trasplante. Para conseguir un rostro más feminizado, deberemos avanzar la línea de implantación del pelo. Si fuese necesario, también realizaremos trasplantes capilares para poder cubrir las zonas que sufren alopecia. 
    • Rinoplastia. A través de este tratamiento, lograremos un dorso nasal más suave, cóncavo, una punta de la nariz más fina y estrecha, y un ángulo nasolabial más alto. De esta manera, conseguiremos un rostro más suave. 
  • Aumento de labios y liplift. Los rostros femeninos suelen tener una distancia más corta entre la base de la nariz y el borde del labio superior. Por ello, cuando es necesario, se realizará un levantamiento de labios, para acortar dicha distancia, así como un aumento mediante implantes o rellenos. 
  • Aumento de pómulos. En Clínica Birbe llevaremos a cabo una cirugía para lograr unas mejillas más redondeadas y prominentes. Normalmente, este tratamiento se realiza con implantes, aunque también se pueden fracturar y mover los pómulos a una posición distinta, o bien, obteniendo grasa de otra parte del cuerpo e inoculándola en las zonas que nos interese. 

Para evitar cicatrices visibles, accedemos a esta zona de la cara mediante incisiones intraorales. 

  • Mandibuloplastia. Reduciremos la anchura de los ángulos mandibulares y los suavizaremos. Nuestro objetivo también es conseguir un mentón más ovoide, menos cuadrangular y con una proyección menor. 
  • Shaving. A través de esta técnica obtendremos una tráquea más suavizada, eliminando el cartílago tiroideo o la nuez de Adan. Esta intervención se realizará mediante una pequeña incisión debajo del mentón, que queda escondida. 

Si requieres más información sobre nuestra cirugía de feminización facial en Barcelona, te animamos a que te pongas en contacto con nosotros, para concertar una primera visita con nuestros expertos. ¡Ponte en las mejores manos y luce ese rostro en el que te sientas TÚ!

Artículos relacionados

¿Quieres más información?
Escríbenos a través del siguiente formulario:

    Deseo estar al día de las novedades de la clínica